Traductor

Páginas vistas en total

sábado, 10 de enero de 2015

Déjame volar

      Había estado junto a ese halcón desde que había salido del cascarón. Lo había mirado con aquellos grandes ojos negros y, desde ese momento, había jurado que lo protegería con su vida y lo mantendría junto a él. Así nadie podría cazarlo, ni cortarle las alas porque él estaría allí para protegerlo, siempre.
      Y aquel pequeño animal había ido creciendo junto a él, que lo había alimentado y siempre había estado junto a él, como se prometió aquel lluvioso día de primavera en que lo rescató de un nido que arrastraba la corriente.
      Cuando quiso darse cuenta, el halcón ya no era un pequeño polluelo asustado, había crecido hasta convertirse en una imponente ave de alas plateadas.
      —Tú serás cazador, cuando crezcas iras de caza conmigo—le había dicho una de las primeras noches.
      Y el joven halcón ya sabía volar y conocía cada uno de los lugares que habían sido su hogar durante toda su vida, pero no le bastaba. Con cierta frecuencia se asomaba a las ventanas, siempre con barrotes desde que podía recordarlo, y miraba lo que se extendía a su alrededor y que deseaba con toda su alma salir a explorar, porque su instinto se lo pedía y eso era algo que cada vez le dolía más reprimir. Necesitaba volar libre, lejos de todo lo que conocía.
       Una tarde de otoño, su dueño lo sacó de caza y, por primera vez, se sintió libre y, cuando su dueño desató la pequeña cuerda que llevaba atada a la pata, él echó a volar, cada vez más alto y más lejos, hasta perderse entre las nubes. Todo era nuevo y muy distinto a los fríos colores que estaba acostumbrado a ver.
      Liberó su esencia y recorrió la vasta llanura hasta quedar exhausto. Entonces decidió regresar con su dueño. Cuando descendió, chocó contra el suelo y su ala se torció. Su dueño corrió hacia él horrorizado, lo cogió en brazos y se lo llevó de allí.
       —Has sido malo. Me has desobedecido y si echas a volar yo no podré estar allí para protegerte y me niego a dejarte abandonado. Pero no sufras, que no volverá a suceder—dijo.
      Esa misma tarde, cogió las tijeras y recortó las alas de sus plumas. Después lo encerró en una pequeña jaula junto a la ventana y apagó la luz.
      —Lo hago por tu bien. Eres demasiado joven para volar tú solo. Lo hago por tí.
      El joven halcón intentó echar a volar y cayó al suelo. Chocó una y otra vez contra la puerta de metal tratando de abrirla, sin conseguirlo. Tuvo la sensación de que algo había muerto dentro de él, que aquel hombre que le había protegido toda su vida sería el responsable de su muerte. Y así fue. A la mañana siguiente su dueño fue a darle de comer y lo encontró muerto, tendido sobre el suelo con las alas abiertas... y todo porque no fue capaz de dejar que echara volar.
 

     
     

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Frase del mes

Frase del mes

Mi pequeña biblioteca

  • Alas de fuego. Laura Gallego
  • Alas negras. Laura Gallego
  • Crónicas de la Torre, el valle de los lobos. Laura Gallego
  • Crónicas de la Torre, la llamada de los muertos. Laura Gallego
  • Crónicas de la Torre, la maldición del Maestro. Laura Gallego
  • Crónicas de la torre, Fenris, el elfo. Laura Gallego
  • Cuatro muertes para Lidia. Enrique Páez
  • Donde los árboles cantan. Laura Gallego
  • Días de lobos. Miguel Luis Sancho
  • El Principito. Antoine de Saint-Exupéry
  • El diario de Ana Frank
  • El libro de los portales. Laura Gallego
  • El príncipe destronado. Miguel Delibes
  • Erik, hijo de Árkhelan, el ejército en la sombra. Miguel Ángel Jordán
  • Erik, hijo de Árkhelan, justicia y honor. Miguel Ángel Jordán.
  • Erik, hijo de Árkhelan.El amanecer del guerrero. Miguel Ángel Jordán
  • Hoyos. Louis Sachar
  • La crónicas de Narnia, el león, la bruja y el armario. C.S.Lewis
  • La mil y una noches
  • La tejedora de la muerte. Concha López Narváez
  • La vida es sueño. Calderón de la Barca
  • Las crónicas de Narnia, el caballo y el muchacho. C.S.Lewis
  • Las crónicas de Narnia, el sobrino del mago. C.S.Lewis
  • Niyura, la corona de los elfos. Jenny-Mai Nuyen
  • Uhlma, el ciclo de la fuerza. Miguel Ángel Jordán
  • Uhlma, el mundo de los sueños. Miguel Ángel Jordán
  • Una habitación en Babel. Eliacer Cansino

Premios

Contacto

Purple Bow Tie