Traductor

Páginas vistas en total

jueves, 12 de septiembre de 2013

Gaisma

Ahí va una nueva historia. Espero que  os guste.
      Seguía mirando a la puerta . Estaba cerrada. Pensó que tal vez se hubiera equivocado de día y perdía el tiempo sentada en esa pequeña salita esperando. Era una mujer muy ocupada y no podía permitirse derrochar ni un segundo del día en algo que no considerara importante y aquello no le parecía, precisamente, aprovechar su valiosísimo tiempo. Daba pequeños golpecitos con los dedos a su maletín de piel, nerviosa.
      Luz se iba a marchar pero vio que entraba alguien, se sentaba junto a ella y la examinaba detenidamente, de arriba a abajo: su moño castaño, sus grandes ojos azules muy maquillados, sus finos labios rosas, su collar de perlas, su traje oscuro y ajustado, sus medias trasparentes y, finalmente, sus zapatos de tacón. Aun cuando parecía haber terminado, seguía con la vista fija en ella.
      Luz se sentía incómoda. No soportaba a la gente que la miraba descaradamente y más aun cuando se trataba de niños.
      -Se acabó. Ese hombre no piensa volver y no me pienso quedar aquí por más tiempo. Me voy-concluyó Luz cogiendo su maletín y disponiéndose a marcharse-.Soy una mujer lo demasiado ocupada como para perder un sólo segundo de mi tiempo esperando.
      La niña que estaba sentada a su lado no se levantó y continuó mirándola. Se apartó un rizo castaño de la cara sin dejar de observarla. Luz perdió la paciencia y se dirigió hacia ella enfadada:
      -¿Por qué me miras niña?-dijo. La pequeña no respondió. Una lágrima cayó de su azulado ojo y el rizo cayó nuevamente sobre su cara. Tenía el pelo por encima de los hombros.
      -¿Te has perdido?-insistió Luz sentándose a su lado.
      -No. Me ha perdido-respondió tímidamente la niña soltando otra gotita.
      -¿Quién?- la pequeña no respondió-. ¿Tu madre? ¿O tal vez tu padre?
      -Me ha perdido-insistió la niña sin prestar atención a las preguntas 
      -¿Quién?-la niña no respondió y Luz se dio cuenta de que se negaba a responderle esa pregunta-. ¿Puedes decirme cual es tu nombre? o ¿de dónde vienes?
      -No lo sé. No me acuerdo-la niña se levantó de su asiento y levantó la cabeza para ver un cuadro que había colgado en la pared. Dos niños descansaban sentados en un montón de paja. Bajó la cabeza de repente. Sintió un dolor de cabeza muy fuerte y cayó de rodillas en una de las sillas que tenía delante. Luz se levantó precipitadamente y se acercó a su lado. La niña levantó la cabeza nuevamente.
      -Me llamo Gaisma y vengo de un lugar muy lejano e inalcanzable para tí. Vengo de Tavasirds-dijo la niña.
      -Tava ¿qué?Ese país no existe- respondió Luz incrédula.
      -Si que existe.
      -Saqué un 10 en geografía cuando estudié los países de pequeña. Te digo que ese lugar no existe.
      -Ya sé qué sacaste y me da igual. No te permitiré que niegues la existencia de mi hogar, o, mi antiguo hogar.
      -¿Qué quieres decir? ¿Insinúas que te escapaste?-preguntó Luz preocupada mientras dejaba el maletín de lado.
      -Lo que digo es que me expulsaron pero aun puedo volver, si tú me ayudas.
      -¿Cómo que si yo te ayudo?
      -Sí, sólo tú puedes ayudarme a volver a mi hogar.
      -Eso es científicamente imposible. No puedo ayudarte a volver a un lugar del que por primera vez he oído hablar-respondió Luz volviendo a agarrar su maletín.
      - Sólo piensas de forma lógica o científica. No te importo en absoluto. No te das cuenta de la gravedad del asunto. Si sigo aquí desapareceré. Tienes que acompañarme.
      -No puede ser para tanto.
      Gaisma le miró con cara de lástima. Una niña no podía estar mintiéndola.
      -Está bien, te ayudaré. ¿A dónde...-antes de que Luz terminara, Gaisma había tirado de ella hacia el cuadro que tenían en frente. Las dos desaparecieron. Entonces el médico salió y comprobó que allí no había nadie. Gaisma y Luz se habían esfumado y estaban viajando en dirección al hogar de Gaisma, sin darse cuenta de las grandes aventuras que vivirían hasta que la niña llegara a su destino.


 CONTINUARÁ...
Si os ha gustado y queréis más, nos vemos la semana que viene  con su continuación.
      

      

      


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Frase del mes

Frase del mes

Mi pequeña biblioteca

  • Alas de fuego. Laura Gallego
  • Alas negras. Laura Gallego
  • Crónicas de la Torre, el valle de los lobos. Laura Gallego
  • Crónicas de la Torre, la llamada de los muertos. Laura Gallego
  • Crónicas de la Torre, la maldición del Maestro. Laura Gallego
  • Crónicas de la torre, Fenris, el elfo. Laura Gallego
  • Cuatro muertes para Lidia. Enrique Páez
  • Donde los árboles cantan. Laura Gallego
  • Días de lobos. Miguel Luis Sancho
  • El Principito. Antoine de Saint-Exupéry
  • El diario de Ana Frank
  • El libro de los portales. Laura Gallego
  • El príncipe destronado. Miguel Delibes
  • Erik, hijo de Árkhelan, el ejército en la sombra. Miguel Ángel Jordán
  • Erik, hijo de Árkhelan, justicia y honor. Miguel Ángel Jordán.
  • Erik, hijo de Árkhelan.El amanecer del guerrero. Miguel Ángel Jordán
  • Hoyos. Louis Sachar
  • La crónicas de Narnia, el león, la bruja y el armario. C.S.Lewis
  • La mil y una noches
  • La tejedora de la muerte. Concha López Narváez
  • La vida es sueño. Calderón de la Barca
  • Las crónicas de Narnia, el caballo y el muchacho. C.S.Lewis
  • Las crónicas de Narnia, el sobrino del mago. C.S.Lewis
  • Niyura, la corona de los elfos. Jenny-Mai Nuyen
  • Uhlma, el ciclo de la fuerza. Miguel Ángel Jordán
  • Uhlma, el mundo de los sueños. Miguel Ángel Jordán
  • Una habitación en Babel. Eliacer Cansino

Premios

Contacto

Purple Bow Tie