Traductor

Páginas vistas en total

martes, 16 de diciembre de 2014

LA COSTILLA DE EVA (parte 5)

          —Vamos, Ettie, mátalo—grita Cassandra.
            Apenas me llega su voz, apenas escucho la voz del mundo que me exige que haga pedazos al hombre de cuyos labios ha salido tan noble palabra. No sé si será verdad lo que dice. Ninguna conocemos a nuestro padre pero, si lo que dice es cierto…No puedo matarlo, no después de escuchar aquello. No me importa lo que pasará después, sólo sé que no quiero. Tengo que saber si es cierto.
            Por primera vez en mi vida dejo de hacer lo que este cruel mundo me exige, cojo la espada del suelo y rompo las cadenas que atan a aquel hombre. Todo sucede muy deprisa. Escucho los gritos de mi abuela mientras subimos por las escaleras de la tribuna. Iara me sujeta la túnica y se queda con parte de ella. Ingrid grita a las guardianas que nos frenen y no lo consiguen.
            Para cuando quiero hacerme cargo de la situación, ya hemos salido del templo y nos dirigimos a las montañas que hay al norte. Corremos durante el resto del día, haciendo pequeñas pausas cada hora y alejándonos de las poblaciones cercanas y los caminos transitados. Al caer la noche hemos llegado al pie de una montaña, a la que, minutos después, estamos subiendo, acompañados por el ulular incesante de los búhos  y el susurro del viento al chocar contra las ramas. Él deja de correr al llegar a unos arbustos y me indica que le siga. Yo obedezco y camino detrás, viendo cómo mi túnica se desgarra a cada paso que doy. Cuando los setos terminan, me encuentro en el interior de una gruta bien camuflada, en la que sólo se ve un único rayo de luna reflejado en una de las estalactitas. Tras más de medio día corriendo, al fin nos dejamos caer en la parte interna e intentamos recobrar el aliento.
            —¿Es cierto lo que has dicho?—pregunto sin ocultar mi desconfianza
            —¿Por qué iba a mentirte?
            Yo me encojo de hombros. Hay multitud de razones. Ninguna ha conocido jamás a su padre. El gobierno se encarga de ello otorgando a las mujeres que lo soliciten una especie de paquete donde viene todo lo necesario para quedarse embarazadas. Otra de las despiadadas políticas «anti amor» de nuestras respetadas gobernantes. ¿Y por qué habría de ser yo diferente a ellas? Para estar segura, decido probarlo.
            —¿Cómo se llamaba mi madre?
            —¿Se llamaba?—me pregunta, incrédulo, mientras suelta una carcajada que me desconcierta.
            Si se supone que entre ellos hubo una relación. ¿Por qué se está riendo? Él parece leer la confusión de mi rostro puesto que me coge de la mano y me lleva cueva adentro hasta que una enorme pared rocosa nos impide avanzar. Entonces palpa la roca y pulsa en un determinado lugar que hace que el muro de piedra se corra hacia el lado y nos muestre un camino iluminado por antorchas. No estoy segura de seguirle pero, si ya he llegado hasta aquí, no voy a echarme atrás. Ya es demasiado tarde. Caminamos en silencio hasta que la vía termina y desemboca en unas escaleras.
            Al ver lo que se extiende  hasta donde alcanza la vista, me quedo sin habla. Una ciudad entera, cuyos límites no alcanzo a ver, se extiende ante mí. Dirijo una mirada a mi acompañante, que sonríe conforme mientras deja escapar una lágrima. Imagino que la guardia de Sermaye lo encontraría en el exterior y le conduciría al campo de sacrificios, donde la casualidad quiso que su supuesta hija le encontrara y le dejase libre.
            Él me coge de la mano y tira de mí, escaleras abajo. A continuación me conduce por un sendero rocoso en el que desembocan dos hileras de casas. Al final de la vía se detiene y llama a la puerta de la última casa, de dos plantas, rodeada de una enredadera de flores blancas que han conseguido florecer sin luz solar.
               —¡Enna!—grita.
               —¡Shiros!—una mujer sale y se lanza a los brazos de mi supuesto padre. Ambos se besan como si no hubiera un mañana, mientras las lágrimas bañan los rostros de ambos.


CONTINUARÁ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Frase del mes

Frase del mes

Mi pequeña biblioteca

  • Alas de fuego. Laura Gallego
  • Alas negras. Laura Gallego
  • Crónicas de la Torre, el valle de los lobos. Laura Gallego
  • Crónicas de la Torre, la llamada de los muertos. Laura Gallego
  • Crónicas de la Torre, la maldición del Maestro. Laura Gallego
  • Crónicas de la torre, Fenris, el elfo. Laura Gallego
  • Cuatro muertes para Lidia. Enrique Páez
  • Donde los árboles cantan. Laura Gallego
  • Días de lobos. Miguel Luis Sancho
  • El Principito. Antoine de Saint-Exupéry
  • El diario de Ana Frank
  • El libro de los portales. Laura Gallego
  • El príncipe destronado. Miguel Delibes
  • Erik, hijo de Árkhelan, el ejército en la sombra. Miguel Ángel Jordán
  • Erik, hijo de Árkhelan, justicia y honor. Miguel Ángel Jordán.
  • Erik, hijo de Árkhelan.El amanecer del guerrero. Miguel Ángel Jordán
  • Hoyos. Louis Sachar
  • La crónicas de Narnia, el león, la bruja y el armario. C.S.Lewis
  • La mil y una noches
  • La tejedora de la muerte. Concha López Narváez
  • La vida es sueño. Calderón de la Barca
  • Las crónicas de Narnia, el caballo y el muchacho. C.S.Lewis
  • Las crónicas de Narnia, el sobrino del mago. C.S.Lewis
  • Niyura, la corona de los elfos. Jenny-Mai Nuyen
  • Uhlma, el ciclo de la fuerza. Miguel Ángel Jordán
  • Uhlma, el mundo de los sueños. Miguel Ángel Jordán
  • Una habitación en Babel. Eliacer Cansino

Premios

Contacto

Purple Bow Tie