Traductor

Páginas vistas en total

sábado, 18 de julio de 2015

"Ojo de escritor"

      ¡Hola otra vez! Aquí estoy para traeros una entrada sobre la Odisea que supone escribir aunque no os preocupéis que no es uno de mis delirios amorosos ni mi obsesión con ciertos personajes que ya conocéis demasiado bien (o más de lo que querríais jeje).
      Lo que hoy os traigo es algo diferente, que se relaciona con la historia hasta el punto de que, en ciertas ocasiones, puede ser ese algo que hace que te lances a la aventura de escribir y que, cada vez que lo recuerdes, te hará seguir y te dará fuerzas para continuar, pese a que a veces cueste mucho seguir o nos parezca que no merece la pena llegar hasta el final.
      ¿De qué os estoy hablando? De esa mecha que está ahí, en cualquier parte, esperando hasta que alguien llegue y haga estallar en su mente una bomba repleta de toda clase de imágenes, emocionas, personas, animales, seres fantásticos,... ¡hasta otros mundos! Algunos dicen que son las musas, otros le llaman inspiración pero el nombre no importa y resulta frustrante tratar de encuadrar "eso" con algo tan banal como las palabras y pretender controlarlo cuando es lo que nos maneja a nosotros. ¿No os parece? Sin embargo, y a pesar de lo que crea, tendré que referirme a ello de alguna manera así que si no os molesta, me veré obligada a utilizar las denominaciones que nuestras esquemática sociedad pretende que use y así, de paso, no os perdéis.
      En primer lugar daré una definición "normalita" y, ya que yo estoy aquí para bloguear y, de vez en cuando, fangirlear un poco, pues le cedo la palabra brevemente a la RAE y a su querido diccionario tan maltratado en los tiempos actuales:
inspiración. Efecto de sentir el escritor, el orador o el artista el singular y eficaz estímulo que le hace producir espontáneamente y como sin esfuerzo.
      Pues lo que yo decía, solo que con más estilo y clase, pero sin dejar de lado la idea inicial, la chispa, el Big-Ban en todo libro que es capaz de generar en la nada un todo más brillante y sorprendente de lo que podamos imaginar y que siempre continua ahí, guiándonos para que no perdamos el rumbo, o a lo que a veces nos referimos como "esa maldita manía de los personajes para hacer lo que quieren".
      ¿Y dónde está esa chispa? En un lugar, una persona, una historia, una palabra, un comentario, una canción, las noticias, un sueño...En definitiva, en todo lo que se mueve y está quieto y lo único que hay que hacer para encontrarla es estar atentos, mirar al mundo con curiosidad, y no me refiero solamente a mirar enciclopedias y esos tomos aburridos que cogen polvo en nuestras estantería, sino a observar el mundo como lo haría alguien que, tras pasar toda la vida ciego, ha visto por primera vez, sin creer que todo es aburrido, que ya lo hemos visto o que queremos perderlo de vista. Pensar que cada lugar en el que nos encontremos puede esconderse una historia que merezca ser contada y que tenemos que tener el valor suficiente para narrar, pase lo que pase.
      Creo que esa mirada se va ejercitando a lo largo del tiempo y que, cuanto más escribes, más chispas se encienden, aunque el tiempo decidirá las que se apagarán y las que no. La experiencia me dice que lo mejor es apuntarlo todo, cuantas más ideas mejor. Llevar una libreta en el bolsillo está bien, te ayuda a recordar todo lo que pasa por tu mente a lo largo del día y más aún cuando eres bastante despistado o tienes los ojos demasiado abiertos, que también es posible. Hacedme caso, que si no podéis acabar escribiendo en las servilletas de los bares o con la cabeza como un bombo.
      Si os digo la verdad, apenas llevaré cinco años escribiendo y queriendo convertirme en una escritora cuyos libros puedan cautivar a la gente y, puede que no sepa mucho de nada editorial, que no sea la persona más indicada para dar consejos, más bien lo contrario, y que pasará mucho tiempo hasta que lo sea. Pero lo que sí os aseguro, y os estoy hablando en serio, que estos cinco años con una libreta en el bolso y la vista puesta en todo lo que me rodea, me han abierto los ojos, como un bebé que acaba de nacer, me han mostrado un mundo oculto para muchos y que he tenido la suerte de conocer y aprender a amar, y no pienso dejar de hacerlo.
      A lo largo de todo este tiempo, no solo he mejorado mi prosa (que sigue siendo bastante rudimentaria), he aprendido a ver el mundo con el "ojo de escritor" y eso puede convertir a veces el mundo en algo muy bello, os lo aseguró, y no podéis imaginaros lo que se siente cuando estas sentada en un banco en la calle, escuchando no sé qué música y, de repente, algo se enciende, ves la historia, a los personajes, cómo andan, bailan, se ríen, lloran...o se enamoran, demasiado reales para haberlos imaginado, que en ocasiones podrías llegar a rozar. Entonces despierta algo dentro de ti, más fuerte que tú y que no puedes controlar (se podría decir que en ese sentido es como el amor, ¿no?) que te empuja a compartir ese prodigio que no llegaría a los ojos de los demás si no fuera porque has tenido la suficiente paciencia de narrarlo para que, cuando tú ya no estés, esos personajes que están bailando no dejen de hacerlo, para que la música no se apague y, para que esa puerta que se abrió en el momento en el que se encendió una chispa en tu interior, no se cierre.
      En conclusión, abrid los ojos, queridos lectores, mirad al mundo como si fuera la primera vez, buscad la chispa y aceptad la aventura que se os presente porque lo único que puedo prometeros que es cierto es que, si lo hacéis, la sensación será tan especial y tan cercana a la magia, que no querréis dejar de hacerlo. Es como volar sin alas, como sentirte libre encadenado, como ser mago en un mundo en el que la magia se cree extinta,

        Espero que os haya gustado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Frase del mes

Frase del mes

Mi pequeña biblioteca

  • Alas de fuego. Laura Gallego
  • Alas negras. Laura Gallego
  • Crónicas de la Torre, el valle de los lobos. Laura Gallego
  • Crónicas de la Torre, la llamada de los muertos. Laura Gallego
  • Crónicas de la Torre, la maldición del Maestro. Laura Gallego
  • Crónicas de la torre, Fenris, el elfo. Laura Gallego
  • Cuatro muertes para Lidia. Enrique Páez
  • Donde los árboles cantan. Laura Gallego
  • Días de lobos. Miguel Luis Sancho
  • El Principito. Antoine de Saint-Exupéry
  • El diario de Ana Frank
  • El libro de los portales. Laura Gallego
  • El príncipe destronado. Miguel Delibes
  • Erik, hijo de Árkhelan, el ejército en la sombra. Miguel Ángel Jordán
  • Erik, hijo de Árkhelan, justicia y honor. Miguel Ángel Jordán.
  • Erik, hijo de Árkhelan.El amanecer del guerrero. Miguel Ángel Jordán
  • Hoyos. Louis Sachar
  • La crónicas de Narnia, el león, la bruja y el armario. C.S.Lewis
  • La mil y una noches
  • La tejedora de la muerte. Concha López Narváez
  • La vida es sueño. Calderón de la Barca
  • Las crónicas de Narnia, el caballo y el muchacho. C.S.Lewis
  • Las crónicas de Narnia, el sobrino del mago. C.S.Lewis
  • Niyura, la corona de los elfos. Jenny-Mai Nuyen
  • Uhlma, el ciclo de la fuerza. Miguel Ángel Jordán
  • Uhlma, el mundo de los sueños. Miguel Ángel Jordán
  • Una habitación en Babel. Eliacer Cansino

Premios

Contacto

Purple Bow Tie